24 may. 2015

Crítica a EUROVISIÓN


Esta misma noche se ha celebrado el 60 aniversario del festival de Eurovisión. Nunca he sentido especial devoción por este programa, el cual acaba de entrar en el libro de Récord Guiness como el programa más longevo, pero lo he seguido casi todos los años con ojos curiosos. Este año me he sentido un poco más emocionada porque realmente creía que no sólo llevábamos algo muy bueno sino que, y más importante, los demás países iban a sentir la canción igual de deslumbrante que la veía yo y muchos otros. Pobres ingenuos. 

Tenemos la mala costumbre los españoles por despreciar lo propio o incluso matizar todo con un tono burlón. Esto no es nuevo, ya lo expresaba el propio Valle en sus obras y de hecho perdura en la actualidad con casi cualquier tema como la polémica de los restos de Cervantes. Aunque este no es el tema que trato hoy, extrapolándolo a Eurovisión encontramos un calco. ¿Cuántas personas no desprecia el programa y se burlan de él? Muchísimas. Curiosamente, traspasando nuestras fronteras encontramos que el resto de países lo toman con mucha más seriedad. Incluso profesionalidad. ¿O hemos olvidado ya a Chikilicuatre? 

Este año ha sido asombrosa la calidad del programa. Personalmente, disfruto la gran calidad de la producción del programa hasta cada segundo de clip entre actuación y actuación. Afortunadamente, he podido comprobar este año que no era solo mi percepción. El apoyo hacia Edurne y su Amanecer era apabullante ya en la redes sociales. Aunque haters irracionales siempre habrá (recordemos a Jimmy Jump por un segundo sin darle más publicidad de la que ya se le dio) o simplemente gente que pasa de este programa, este año muchos españoles se han sentido orgullosos de la ejecución de Edurne.



España ha sido representada por una mujer que canta en directo como los ángeles, baila como una profesional, que ha interpretado la canción como una verdadera tigresa y que además es la belleza personificada. Incluso para algunos sería un plus que sea novia de un futbolista que juega para un equipo inglés. Pero... hagamos una pausa

España ha sido 21º puesto de 27.

Sinceramente, me entristece que un programa tan bien organizado, de tanta calidad en todos los niveles, pierda todas sus virtudes por algo que tiene solución. Este es un programa que aboga por la libertad, por la igualdad, por la diversidad; es decepcionante que las votaciones lo desprestigien tanto. Es triste que Serbia haya dado sus 12 a Montenegro (canción que muchos coincidiremos en que no los merecía) y aún peor... ser testigos de que no es producto de la casualidad al ver a Montenegro dar sus 12 a Noruega

El amiguismo entre países es INSULTANTE. Rusia se ha visto ganadora gracias a esa "complicidad" tras una racha de países del este votándola. Pero su puntuación ha dejado de crecer exponencialmente para convertirse casi en una constante; la racha había acabado y Suecia (la 2ª) seguía recibiendo votos. Es impresionante lo bien realizado que está el programa y para mí esto lo tira por los suelos. La canción de Alemania era buena y mirad donde ha acabado, igual que le ha pasado a España. 

Eslogan Eurovisión 2015

BUILDING BRIDGES... Quizá deberían construir un puente hacia la justicia y reforzado con wolframio a ser posible. Qué importa que hayan introducido un porcentaje de jueces por país si los países del este se votan entre sí, los nórdicos también y del mismo modo los del mediterráneo. Qué interés hay en ver una competición de la que ya sabes los resultados.

Lo dicho, he disfrutado este programa de luz y de color ~ con impresionantes puestas en escena como la de Suecia (que todos sabemos que la ha beneficiado muchísimo) o voces como la de Albania. Espero que los que lo hayáis seguido también lo hayáis pasado bien aunque los resultados sean cuestionables n.n

No hay comentarios:

Publicar un comentario