24 jun. 2018

El verano saca las hormigas a trabajar



Este es el lugar más importante que tengo y no lo sabía. Una fotografía de mi cabeza, un escape y una ventana al mundo. A día de hoy, con cuentas con millones de seguidores pareces una hormiga al lado, porque lo eres, pero es que la magia de esto no está en el tamaño sino en la premisa de que el día uno partes con los mismos derechos y ventajas que todos (algoritmos al margen).

He crecido mucho en ocho años, he atravesado toda mi adolescencia a través de este lugar y similares y aunque no soy la misma persona, es bonito tener un recuerdo de quien fui.

Debido a los cambios, he pensado muchas veces en reiniciar el contador en un nuevo blog. Lo creé de hecho, pero nunca publiqué nada. Aquí es donde pertenezco. Aquí es donde cambiaba el HTML y CSS sin saber lo que era una etiqueta y ahora ya he hecho una asignatura dedicada solo a ello. Aquí es donde nacieron amistades. Aquí es donde compartía todas las cosas que se me pasaban por la cabeza: reseñas, reflexiones, relatos... No he seguido publicando, pero no he dejado de escribir. La vida me devuelve aquí.

En cuanto a las expectativas de vida del blog, si nos ponemos rigurosos y siguiendo un modelo exponencial negativo... tenemos la certeza de que este blog estaba condenado a soltar con cuentagotas un post anual hasta desaparecer.
https://www.inf.ufsc.br/~andre.zibetti/probabilidade/figures/exponencial-Rstudio-3-1.png  

Pero quién ha dicho que esté bien modelizado? En la vida suceden eventos aleatorios que hacen que todo cambie. Se pueden estimar resultados y bajo ciertas condiciones se puede ser muy preciso, pero no se puede modelizar lo que nos hace levantarnos de la cama, las cosas que nos ilusionan y nos recuerdan que vale la pena compartir. A lo mejor ha estado hibernando durante años este blog para poder salir a brillar ahora. A lo mejor vengo del infinito y esto está a punto de elevarse al infinito.



SoyEra insegura, criticaba duramente cada cosa que hacía, no le veía ninguna virtud, solo los defectos. Eso ha cambiado, aunque es lo que más me ha costado seguramente. Estoy aprendiendo y a veces aún caigo en esa trampa pero he experimentado demasiadas veces el ciclo: crear contenido -> odiarlo -> distanciamiento temporal ~1año -> apreciarlo -> compararlo con lo que creas ahora y vuelta a empezar. Así que ya no tiene el poder que tenía antes. No necesitas la validación de nadie, tú te sobras y bastas pero tienes que quererte. No ser tu mayor enemigo.


Este lugar es comodo, soy feliz expresándome por escrito. A lo mejor porque cuando me llega el momento de hacerlo del tirón en vivo y en directo no me siento yo, no digo las cosas que querría decir ni en el orden correcto. Aquí es pausado y pensado (aunque nunca ordenado) y me reconforta. También me reconforta el anonimato, el saber que esto es perfecto mientras nazna de mí y no hay más definiciones de perfección, porque esto no es un trabajo, es una pasión.

El contenido viejo va a seguir ahí, porque forma parte del historial del blog y hasta puede llegar a ser de utilidad para alguien alguna reseña. Pero no soy preadolescente, ni tan siquiera adolescente ya. Así que quien lleva las riendas de este blog es alguien que no conocéis pero a partir de hoy conoceréis. Esta es mi carta de presentación.

Bienvenidos a Más que libros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario